Muy gracioso, David Foster Wallace

El otro día me entero de su existencia, hace nada, es verdad, y porque me recomendaron un libro suyo (”Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer“), que si no ni por ésas. Sólo he leído el primer capítulo. Y encima gratis, on line (si os registráis en el NYTimes podréis hacer como yo, pinchando aquí).

La verdad es que lo leído -sé que demasiado poco sin embargo como para opinar en público- no me volvió loca. Sin embargo, confío en el criterio de un montón de críticos y literatos que opinan que Foster Wallace es uno de los grandes escritores estadounidenses.

Hoy me entero de que este canalla escéptico, criticón y depresivo, se suicidó el viernes pasado. Se acabó, ya no habrá más novedades de D. F. Wallace. Punto y final.

Y ahora, ¿cómo voy yo a la librería del Cortinglés o a la Casa del Libro a comprarme algo del recientemente fallecido Wallace? Me da vergüenza, no quiero ser ni parecer una de esas personas que sólo se interesan por los muertos recientes, cuanto más escabroso sea su final, mejor.

Muy gracioso, David Foster Wallace. A ver qué hago ahora.

1 comentario por el momento ↓

#1 Fétido on 09.16.08 at 12:30 am

No se van a enterar, mujer. Y nosotros no pensamos contárselo a nadie.

Deja tu comentario