Cantimplora

Por lo visto, los chicos que hacían la mili en contra de su voluntad decían que eran “Jeremías” cuando les quedaban “días” para licenciarse, y cuando les quedaban “horas” ya pasaban al rango de “cantimploras”. Estas rimas infantiles dan mucho juego si tu interlocutor es inocente, porque entonces pregunta: ¿Thomas? ¿Qué Thomas? (”un gin tonic, muchas gracias”).

La cosa es que si hasta ayer servidora era “Jeremías”, hoy soy toda una cantimplora: me quedan sólo unas horas para terminar el curso laboral 2007-2008. A partir de mañana se acabaron los madrugones, salvo contadas ocasiones, hasta el mes de septiembre. ¡Qué delicia! Casi no me lo creo, qué felicidad.

A lo mejor alguno os habéis fijado en que últimamente estoy incrustando vídeos de canciones italianas en el blog: se trata de irme haciendo al ambiente del viaje que comenzaremos el próximo lunes, porque tenemos pensado recorrer la Costa Azul y la riviera italiana (parte de la Liguria), atravesar la Emilia-Romaña para llegar a Venecia, y volver por la Lombardía. En total, doce días de travesía hispano-franco-italiana. Un viaje suculento.

Después me llevaré a mi madre a pasar unos días en Tenerife. En los dos viajes me acompañará mi sobrina Candela, que ya tiene once años y está deseando conocer Europa. A ver qué tal se lo pasa.

No sé cuándo actualizaré el blog, no prometo nada.

Espero que todos descansemos lo suficiente como para volver con ganas de enfrentarnos a la crisis y a las medidas que tome el Gobierno de ZP en contra de nosotros para contentar a los empresarios (ayer Solbes habló de nuevo -esta vez en el Congreso- de rebajar salarios y eliminar la cláusula de revisión salarial de los convenios: cuidado con lo que se nos viene encima).

Buenas vacaciones a los que las tengáis, y a los que no, paciencia y alegría.

1 comentario por el momento ↓

#1 Fétido on 08.05.08 at 10:51 pm

Diviértanse desorbitada y desaforadamente.
Buen viaje.

Deja tu comentario