Una magnífica oportunidad

Conversación mantenida a través del portero automático de mi casa el sábado pasado, a las 11 de la mañana:

(Piiiiiii, piiiiiiii)
- ¿Sí?
- (Voz femenina con acento americano) Buenos días, señora, estamos visitando las casas del barrio para ofrecer textos bíblicos y comentarlos con ustedes.
- Ah, no, no, gracias, gracias pero no.
- No tiene que comprar nada, señora, puede usted comentar su propia Biblia.
- No quiero, gracias, no tengo interés en comentar la Biblia.
- ¿A usted no le interesa la Biblia?
- (Voz triunfal y agradecida) ¡NO, en lo más mínimo! Muchas gracias, adiós.
- Adiós, buenos días.

Gracias, buena mujer del sábado por la mañana, por darme esta magnífica oportunidad de contestar a su espléndida pregunta.

3 comentarios ↓

#1 Fétido on 02.28.08 at 2:14 pm

A mí me tocó visita de venta de alarmas.
-Hola, somos de una empresa de instalación de alarmas.
-Hola.
-Le proponemos bla bla bla por el aumento de la inseguridad y bla bla bla los delincuentes…
-(Ya estamos en campaña peperasta) Pues no estoy interesado.
-¿Puedo saber por qué?
-Pues sí: porque los delincuentes somos nosotros. Hasta luego.

El careto que se le quedó fue para verlo…

#2 Belen on 02.29.08 at 12:20 am

Buena respuesta.

#3 Antonio on 03.02.08 at 8:30 am

Yo a veces me he divertido mucho comentando la Biblia con esta gente. Incluso me regalaron un librito que no tiene desperdicio, que explica que la Tierra tiene 6.000 años de antigüedad. Claro que depende en qué momento te pillen.

Deja tu comentario